depresoterapia

¿Existe la depresoterapia?

La depresoterapia sí existe, y es un tratamiento que tiene más de 30 años siendo prácticamente desconocido. Está indicado para tratar ciertos problemas como la celulitis, lesiones musculares o incluso cicatrices.

Vamos a ver en qué consiste y para qué puede ayudarte la depresoterapia.

¿Qué es la depresoterapia?

Es una especie de masaje que se da a través de una máquina con un brazo provisto de ventosas y rodillos que masajean y aspiran a la vez. Es muy utilizada en cirujía reconstructiva, reumatología y en medicina deportiva como tratamiento de lesiones musculares producidas por un intenso esfuerzo físico.

depresoterapia

La máquina de depresoterapia tiene un compresor que se conecta a un accesorio con forma de rodillos y ventosas capaces de adaptarse a cualquier zona del cuerpo incluida la cara. En algunos casos, puede ser aplicada con ciertos cosméticos específicos a la hora de realizar tratamientos terapeúticos o estéticos.

¿Cómo funciona la depresoterapia?

A medida que la ventosa se va deslizando sobre la piel, se va formando un pliegue que activa una circulación de fluidos en los tejidos tratados. El resultado es una mejora en la circulación y en la elasticidad del tejido tratado. Al realizar el masaje, produce una hiperemia (sonrojamiento de la piel) que produce un desentumecimiento de tejidos, estimula el sistema linfático y la producción de colágeno.

Es un masaje 100% natural que no provoca ningún tipo de daño al paciente tratado.

Si la potencia de aspiración es suficiente, puede afectar al músculo, mejorando su capacidad de contracción, evitando lesiones y daños musculares. Muy indicado en deportistas profesionales.

Los efectos que se pueden conseguir con un tratamiento de depresoterapia son:

  • Produce un efecto exfoliante, con lo que se mejora en el tacto y se gana en luminosidad y elasticidad de la piel.
  • Descongestiona las zonas con celulitis.
  • Actúa sobre el sistema circulatorio, mejorando el riego de los tejidos adiposos y celulíticos.
  • Provoca una relajación muscular.
  • Previene la fibrosis producida por algunas cicatrices.

Aplicaciones

Los tratamientos de depresoterapia pueden usarse para :

  • Tratamientos de flaccidez cutánea.
  • Quemaduras.
  • Cicatrices quirúrjicas o traumáticas.
  • Lesiones musculares o tratamientos de rehabilitación muscular.
  • Disminución de la celulitis.
  • Reumatología.
  • Diversas patologías en los tendones.
  • Tratamientos de edad faciales y corporales.

La depresoterapia como tratamiento anticelulítico

Las ventosas estimulan los ganglios linfáticos de la zona a tratar para que posteriormente con un masaje, se desenganchen las células de grasa favoreciendo su circulación para su posterior expulsión. De esta forma, se drenan las toxinas y las grasas y se alisa la piel para favorecer que no queden agrupaciones de grasa, permitiendo que la piel quede lisa y uniforme.

La depresoterapia es un tratamiento que da una solución eficaz contra la celulitis. Es indoloro y carece totalmente de efectos secundarios.

¿Cómo son sus tratamientos?

Para que un tratamiento de depresoterapia sea eficaz, la sesión debe durar 30 minutos si es facial, y entre 45 y 60 minutos si es corporal.

Se recomienda al menos 10 sesiones por tratamiento, realizándolas 2 veces a la semana. En función del objetivo del tratamiento, a lo mejor es aconsejable realizar un mantenimiento de 1 sesión cada 10 días.

La depresoterapia es un tratamiento 100% natural, siendo no invasivo y sin efectos secundarios. Comparte muchos de los beneficios con la presoterapia, diferenciándose en que al mismo tiempo que se aplica un masaje, se produce una succión en la zona afectada.

Deja un comentario