cavitación y presoterapia, dos tratamientos que puedes dártelos en casa

Cavitación y presoterapia

Cavitación y presoterapia son dos de los tratamientos más empleados para solucionar problemas de celulitis y moldear tu figura. Cada uno emplea una técnica distinta, pero…¿Sabías que si se complementan es un arma muy poderosa a la hora de tratar esos kilitos que tienes de más? En este artículo veremos el por qué y además verás que es posible que pueda hacerte la cavitación en casa y posteriormente la presoterapia.

Cavitación y presoterapia, dos métodos complementarios

Si has leído un poco esta web, ya deberías de saber qué es la presoterapia. Así que vamos a ver en qué consiste la cavitación y porque ambos tratamientos pueden complementarse perfectamente haciendo que tu cuerpo elimine esas grasas que no deberían de estar ahí.

La cavitación es el procedimiento mediante el cual se rompen las estructuras de los depósitos grasos que tienes en tu cuerpo. El método consiste en insertar micro-burbujas a presión en los depósitos de grasa para provocar su implosión.

Con la cavitación notarás el antes y el después rápidamente

¡No te asustes! es un tratamiento indoloro totalmente.

Estos depósitos grasosos que se almacenan en nuestro cuerpo, son muy difíciles de romper y muchos de ellos ni siquiera con el ejercicio o con una dieta desaparecen. Por eso, ayúdando a que se rompan, se convierten en residuos más pequeños, y estos sí ya pueden ser puestos en circulación hacia el aparato excretor para su eliminación definitiva.

Y aquí es donde entra en juego la presoterapia.

Como ya sabes, la presoterapia estimula el sistema circulatorio y el linfático haciendo que se eliminen las toxinas y elementos que nuestro cuerpo no necesita. Por eso, una vez que los depósitos grasosos se rompen, el tratamiento de presoterapia ayuda a la eliminación total de este tipo de partículas.

Los profesionales en este tipo de tratamientos recomiendan el uso de ambos para obtener resultados mucho más eficaces que si se emplean solo uno de ellos.

Cavitación en casa: Antes y después

Al igual que la presoterapia en casa, puedes realizarte la cavitación en casa.

Para ello, debes comprarte un aparato de cavitación y aplicarlo directamente sobre tu piel en aquellas zonas donde tengas acumulaciones de grasa. Aplicándote el masaje, harás que las ondas de ultrasonidos penetren a traves de tu piel hasta llegar a las células grasas. Con ello, se produce la extracción de los líquidos grasos que están retenidos en las células sin dañarlas.

El líquido graso es eliminado a través del sistema linfático y de la orina.

Es un tratamiento que fácilmente puedes aplicártelo en tu casa. Los resultados vendrán en función de las sesiones que te des y de la intensidad de las ondas del aparato.

Notarás una gran diferencia entre el antes y el después de la cavitación. Para que te hagas una idea, si hablamos de la zona del abdomen, puedes perder de 2 a 10 cms con pocas sesiones.

Por supuesto, debes acompañarlo de una dieta saludable y algo de ejercicio físico, es un tratamiento para reducir contorno, pero ¡no hace milagros!

Como en todas las páginas de esta web, recomendamos que consultes con un profesional médico antes de someterte a algún tipo de tratamiento casero. Aunque la cavitación es un tratamiento bastante seguro, si estás embarazada, tienes problemas cardíacos o diabetes es posible que no sea un tratamiento indicado para ti.

Te dejamos algunas de las máquinas que recomendamos para que puedas hacerte un tratamiento de cavitación en casa.